Control de Calidad: una acción en tres pasos

blog5

CONTROL DE CALIDAD: UNA ACCIÓN EN TRES PASOS

Una tarde durante uno de los días de este pasado verano, estaba en el jardín cortando el césped y justo a mitad del trabajo el cortacésped se detuvo. Desmonté el pulsador convencido que era el origen del problema y lo volví a montar, pero nada, la máquina seguía sin funcionar por lo que decidí cambiar el pulsador por uno nuevo.

Al día siguiente probé con el nuevo pulsador y la máquina seguía sin arrancar. Por lo tanto, si el pulsador de seguridad no estaba fallando sería el motor el que estaba roto. Así que decidí comprar un nuevo cortacésped. Cuando lo recibí, lo conecté a la red eléctrica, lo coloqué justo en el mismo lugar donde se paró el viejo cortacésped, lo arranqué… ni el más mínimo movimiento. ¡No podía ser! Quizás lo que estaba dando problemas era el enchufe, pero tras probar en uno nuevo todo seguía igual.

Repasé todas las partes del sistema pero no encontraba la posible causa del fallo. Hasta que me percaté de que había estado pasando por alto un elemento que directamente había descartado como foco del problema. Se trataba del cable “alargador” con el que se conecta la máquina. Hice la prueba conectando otro electrodoméstico y tampoco funcionó.

Acababa de verificar la causa del problema. Bastaba con completar el tercer paso del proceso de “CONTROL DE CALIDAD” que tantas veces he explicado en mis cursos.

Realicé el primer paso – EXPLORACIÓN – con el que detecté el problema; el segundo paso lo hice en dos ocasiones – ANÁLISIS DE LAS CAUSAS – creyendo las dos veces haber detectado el origen del fallo. Pero no había realizado la VERIFICACIÓN DE LAS CAUSAS para tener la certeza de que la causa era el origen del problema.

Saltar este último paso, que me hubiera llevado cinco minutos, me hubiese ahorrado cuatro días en la entrega de resultados (césped cortado) y más de 200 euros en sobrecostos por adquisiciones innecesarias (compra de un nuevo cortacésped).

Al fin y al cabo esto no es más que una anécdota sin más transcendencia ni consecuencias, pero imagina si este mismo error hubiese ocurrido en un proyecto real importante.

Conclusión, aplicar el Control de Calidad no sólo consiste en: “inspeccionar” elementos para detectar fallos y en caso de identificar un error, “analizar las causas” de ese problema y así poder solucionarlo. También es básico asegurarse de que hemos encontrado el origen del problema para lo que necesitamos “verificar las causas identificadas”. Este tercer y último paso nos va a ayudar a trabajar en la solución correcta y así evitar malgastar los recursos de nuestro proyecto (tiempo, costo, personas…) que siempre son un bien escaso.

Te recuerdo algunas de las TÉCNICAS que puedes aplicar en cada uno de los TRES PASOS del CONTROL DE CALIDAD:

Herramientas para el paso exploración

  • Gráficos de Pareto
  • Gráficos de tendencia
  • Histogramas
  • Diagrama de flujo (para procesos)

Herramientas para el paso análisis de causas

  • Diagrama de Ishikawa
  • Diagrama de relaciones

Herramientas para el paso verificación de causas

  • Diagrama de dispersión
  • Gráficos estratificados

En próximas estradas del blog iremos hablando de cada una de ellas…

sergio

SERGIO HERRERA

CEO de EDAP

sherrera@edap.es 
Twitter: @SergioHerreraPM

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies